El zorro no aprende por zorro.. *

Muy firmes mis ganas de estudiar me llevaron lejos de casa, acarreando una ausencia de familia que hizo una especie de alergia por falta de costumbre, un novio desgarrado que paso a tener el horrible nombre de "Ex" (con nueva pareja) y una balija repleta de responsabilidades.
 Mi primer habitat facilitado por mi "familia" de aquel lugar lejano al hogar conllevo paredes de humedad, incomodidades de transporte, duchas frias diarias, jugadas de cartas ilicitas organizadas por las anfitrionas de la casa, intimidad limitada y una muerte de por medio, con su posterior luto.
 Por supuesto este rico lugar estuvo espolvoreado con un poco (mucho) de llantos, falta de confianza con posteriores amigos facultativos, notas bajas, unos cuantos quilos demas y la añoranza de siempre.Esta experiencia con una duracion breve en reglones duro seis (millonecimos) meses.
 Con el pasar del tiempo el habitat fue reemplazado por un confortable monoambiente en el centro de la ciudad y uso el termino "confortable" porque contaba con cocina, agua caliente, horas inexistentes en paradas de colectivos, un muerto menos en el living , una vista exelente y mas valioso que todo: paz. Pude volver a casa por dos semanas y que hermosas semanas! (dejando de lado las pretenciones de mi hoy en dia "Ex" de querer hacerme sentir la basura de la basura).
 Los meses restantes fueron largos pero mas "normales", tuve que luchar conmigo misma para bajar los kgs de ansias que habia subido, ademas de encontrarme cara a cara con la soledad y con la peor amenaza que ofrece la facultad: los FINALES!. Las llamadas a mamà se hicieron mas constantes (y tal vez molestas), la vista de la ventana se desvanecia entre las letras de los apuntes y por un momento me crei una especie de maquina que almacenaba informacion sin pensar en ningun tipo de sentimiento u/o desgarro.
Fueron semanas solitarias,por separaciones con amigos que tambien colaboraron con la causa de dolorcitos en el pecho, inundadas en cafè, con comida escaza y poco casera. La rutina me consumiò, me hizo perder el valor a los nuevos bienes y en mi cabeza solo habia mar y un abrazo grande de mamà y papà.
 Afortunadamente y para mi sorpresa, pise por ultima vez la facultad con la libreta llena de firmas y notas superiores a 4. Hecho que logro proveer miles de felicitaciones de personas que ni recordaba, transmitidas por mamà con orgullo.
 Ahora estoy acà.. lejos de la ciudad, de los infiernos y cielitos que superè (o por lo menos eso creo) con miles de abrazos encima de quienes me vieron volver, un poco de arena en los pies y una sonrisa pegada con la gotita. Tambien puedo decir que el 2009... me saco muchas cosas, pero me trajo un final feliz.. y, como dice papà cuando un vaso se cae y me dibuja una cruz mojada en la frente, "Alegria, Alegria!"

3 pinguinos:

  • Ana! | 31/12/09 12:12

    herrrmosa me encanta lo que escribis, y si no te cruzo por la rambla o donde sea hoy, feliz año!

  • Anónimo | 31/12/09 12:47

    muy lindo lo que escribiste meli... no se si para bien o para mal, pero terminó el 2009, jeje. te dejo un beso enorme y que empieces el 2010 de la mejor manera. nos vemos en unos meses! abrazos! santi miranda.

  • Jacqueline | 4/1/10 14:50

    por todas las cosas que pasamos y nos faltan pasar aunnnnn y seguir creciendo y los años siguen pasando y crecemos y lloramos y sufrimos y -a veces-somos felices

    un beso y feliz año escribis muy lindo