Me gustas cuando callas porque estás como ausente,
y me oyes desde lejos, y mi voz no te toca.
Parece que los ojos se te hubieran volado
y parece que un beso te cerrara la boca.
Como todas las cosas están llenas de mi alma
emerges de las cosas, llena del alma mía.
Mariposa de sueño, te pareces a mi alma,
y te pareces a la palabra melancolía.

Me gustas cuando callas y estás como distante.
Y estás como quejándote, mariposa en arrullo.
Y me oyes desde lejos, y mi voz no te alcanza:
déjame que me calle con el silencio tuyo.

Déjame que te hable también con tu silencio
claro como una lámpara, simple como un anillo.
Eres como la noche, callada y constelada.
Tu silencio es de estrella, tan lejano y sencillo.

Me gustas cuando callas porque estás como ausente.
Distante y dolorosa como si hubieras muerto.
Una palabra entonces, una sonrisa bastan.
Y estoy alegre, alegre de que no sea cierto.





                                                                                                                                          P.N

2 pinguinos:

  • CANELA | 19/2/10 6:05

    Pablito...
    puedo asegurar que con él me inicié en la lectura de poesía.
    puedo asegurar que con él encontré el amor por el mar (allá por Isla Negra).

    Saludos. Muy lindo

  • Jacqueline | 20/2/10 15:51

    No me gusta mucho Neruda.. pero este poema es hermoso.. dice todo lo que uno siente por el otro cuando no esta seguro de tenerlo "en su poder"