Creer o Reventar !



Usualmente, mas que usualmente diría diariamente... estoy teniendo una riña con el desvelo quien me viene ganando por knock out.

La cuestión es que por más que me acueste a las 12 de la noche, doy vueltas y vueltas hasta las 6 de la mañana, no me gusta ver la hora porque me pone de mal humor  peero cuando el cuadrado de la ventana pasa de negro a azul algo paso ahí afuera. Para que no sea tan irritante el desvelo suelo revisar mi colección de recuerdos y a su vez muchos de estos me dan pie a imaginar como hubiesen sido las cosas si cambiara tan solo detalles o también me gusta inventar recuerdos perfectos al mejor estilo Hollywood.


En estas sutiles revisiones de recuerdos no siempre se llevan el primer lugar aquellos que tengo con mi novio alias “gordito” (sisi estoy teniendo algunos síntomas de conchudismo pero nada exagerado). También recuerdo aquellas situaciones que son un poco características de mi, en otras palabras esas situaciones trágicas que tienen su toque de comedia, son así obviamente porque así yo las veo mezclando mi habilidad para darle drama a las cosas (que lamentablemente me sale espectacular) y después reírme de ellas que es algo que me permite “sobrevivir”.


Voy a contarles, con un formato al estilo diario de bitácora, una situación que sucedió durante el transcurso de los últimos meses facultativos... sisi esos meses bien cargados de emociones, histerias, broncas, parciales y finales. La cosa va así:

Día 1

En el mes de Septiembre no recuerdo bien que día estaba en mi casa, era de noche aproximadamente las 22hs cuando escucho que golpean la puerta... fue ahí cuando mi humor dio un giro de 180º. Este cambio de humor fue gracias a la cantidad de veces en las que el portero se dedico a complicarme la vida, es un tema interesante pero para tratarlo a parte.
Después de espiar por el “agujerito de la puerta” y ver q para mi fortuna no era el portero abro amablemente la puerta y me encuentro con el vecino del departamento de abajo (supe en ese momento que era el vecino de abajo porque mis vecinos no se ganan lo que se dice el premio a los comunicativos).
Pero así como en las películas de mi cabeza surgieron las malas noticias... la noticia de mi vecino fue un clásico de clásicos que yo creí que no iba a vivir/sufrir: “Las goteras”. Me contó que le llovía el techo y que a simple vista el agua venia de mi departamento, todo transcurría mientras yo me acordaba en mal sentido de toda su familia, le conteste amablemente q iba a hablar con el propietario de mi humilde hogar.

Día 2

Llame al dueño que al ser un señor grande estuvo media hora para comunicarme que él lo iba a llamar (al vecino de abajo) o iba a ir hasta su departamento, preguntando de por medio y repetidas veces “che y ¿por que habrá sido?”

Anotación: mi crédito disminuyo paralelamente como disminuía el agua que debía estar en mi canilla y no en el techo del vecino.

Dia3

Nuevamente golpean mi puerta yo espié con la convicción de que seria mi nuevo “amiguito del edificio” que tal vez andaría en su cocina como Mery Poppins pero no, era una carita nueva, me contó que ella era vecina de abajo pero no del departamento “E” sino del “D” es decir el que se encuentra al lado del departamento de abajo. Ahí fue cuando fugazmente dudé de mi apreciación arquitectónica que indicaba que cada departamento estaba correctamente ubicado encima de otro como legos es decir que mi departamento estaba sobre el departamento “E” y no era así, también estaba sobre el departamento “D”, y si en realidad nunca fue así que increíble la capacidad de filtración del agua para ocupar no uno sino dos techos de departamentos diferentes.
La cuestión es que la muchacha macanuda al igual que mi amigo del “E” pregunto por el propietario o su criterio respecto al problema, pidiéndome por favor que cierre las canillas de paso.
Puteando nuevamente mi suerte asentí con una sonrisa agregando que “no había ningún problema” (mentirosa de mierda)

Anotación: me cague en los arquitectos/constructores de cañerías

Día 7

Una vez transcurrida la semana de la noticia trágica que me atormentaba (rompía las pelotas) cada vez que abría y cerraba las canillas de paso, apareció a las 8 de la MAÑANA (vale destacar el horario ya que para mi esa hora no existe, no es vivida ni disfrutada porque curso de noche y estudio de tarde) el dueño con el famoso plomero, digo famoso porque todos preguntaban por él asique una vez firmada la boleta nos sacamos una foto.
Los dos estuvieron un poco más de una hora abriendo y cerrando canillas, subiendo y bajando para descifrar CUÀL de las tres tuberías era la que goteaba. Yo humildemente escuchaba a mi amigo Kevin Johansen y tomaba mates atendiendo a las charlas que me daba más que nada el plomero.
Después de una ardua deliberación este fue el veredicto del plomero (lo voy a escribir tal cual lo dijo para que sea un poco más gracioso):

“yyy mirà yo ya me fijè, la cañeria de acá del medio no è porque sino con toa el agua que abrí tendría que etar goteando a ma no dar. Depuè la de aya del baño tampoco 
Porque tiré baldaso por toa la entrada y no caía una gota.
Para mi è la de acá la de la cocina que conecta con el baño por que mirà vè ete e un pedaso de cañeria ya no da mà yo te soy sincero lo que hay que hace para hacerlo bien e romper todo el piso dede acá (cocina) hasta allá (baño) y cambiar toa la piesa del baño también peero eso llevaría un mè como mínimo”

Glosario:

È: es
Toa: toda
Etar: estar
Ma: más
Depuè: después
Aya: allá
Vè: ves
Ete: éste
Hace: hacer
Dede: desde
Mè: mes

Una vez escuchada la decisión del plomero mi cara y la del dueño competían para ver cual denotaba más desesperación.
El plomero se fue sin una respuesta concreta de nuestra parte y yo con el dueño nos sentamos a hablar, yo le dije que era imposible realizar ese tipo de cambios en ese momento porque se me venia la facultad encima, además de que no tenia ganas (no lo dije) de tener a 5 obreros en mi monoambiente rompiendo todo con la lastima que me da ver a la gente romper cosas (sisi podría ir a un psicólogo por eso).
El dueño se fue con cara de pena por la doble molestia que la situación producía ya que el problema me afectaba a mi y a la vecina del “D” que también era inquilina de él, pobrecito el del “E” nadie se preocupo por él..

Anotación: el dueño me pidió como 20 veces en 20 minutos que por favor cierre las llaves de paso cuando no las usase.

Día 10

El dueño llamo para informarme tras una oportunisima reunión de consorcio que el grupo de viejas y algunas abogadas, que están cansadas de su existencia y se desquitan con los demás, al enterarse del inconveniente amenazaron con denunciarlo si no lo solucionaba a la brevedad porque podía causar molestias a los demás propietarios/inquilinos.
Yo mientras tanto me imaginaba estudiando con una pavita y un mate  en un rincón del departamento junto con todas mis cosas amontonadas y los obreros rompiendo el piso, escuchando cuarteto y pidiéndome que les convidase unos mates, para después dormirme abrazando un escombro como osito de peluche.
Quedamos en que el iba a ver “que podía hacer”

Anotación: viejas culiadas

Día 13

Primero aclaro que NOOO SIEMMPRE cerraba las canillas de paso porque me tenía podrida la actividad... y tengo malísima memoria, ergo, de 10 veces que usaba el agua una sola cumplía con cerrar las llaves de paso. Una tarde cumplí con mi tarea justo antes de partir hacia la facultad y deje las llaves cerradas, salí de la facu y me fui a lo de una amiga a comer.
Cuando estaba haciendo “nada productivo” con mi amiga como de costumbre recibo un llamado del hijo del propietario quien me pedía POR FAVOR que cerrara las llaves ya que la vecina del “D” decía que era lluvia lo que caía de su techo yo jure y perjure que tenia la llaves cerradas pero afirme que iba a ir a mi casa a revisar que mi promesa fuese bien fundada.
Partí hacia mi casa y efectivamente... las canillas estaban cerradas y como yo soy de rebuscármelas cuando me conviene las deje abiertas y esa fue mi “solución” al problema.

3 meses después

En el mes de diciembre por esas “casualidades” de la vida me tope con mi amigo del piso de abajo y después de saludarme muy amablemente le pregunté qué había pasado con el tema del agua ante lo que contesto con una especie de sorpresa “no, vos sabes que no goteo mas y creo que a la vecina tampoco” yo cambie positivamente mi humor aunque tras 3 meses de no hablar mas del tema ni recibir quejas era lo que esperaba y como bien dije cuando quiero me sale muy bien hacerme la boluda (o eso es lo que creo).
 Unos días después arribó a mi casa el hijo del dueño a cobrar el alquiler ya que el dueño alias Don Robert (quien se encargaba de esa labor) tenia problemas de salud y no había podido ir.
Walter (el hijo del dueño) me pregunto que había pasado con “el tema del agua” yo le comente la situación del ascensor y la falta de quejas por parte de los vecinos con el simple hecho de dejar las llaves de paso abiertas. Walter esbozo una sonrisa y humildemente dijo “vos sabes que mi papa dijo, va a suceder un milagro y se va a resolver solo.”


Anotación: le voy a pedir a mi capacidad de stress innecesaria que se tome vacaciones


Gracias San Robert GRACIAS!


Humus :)

Fuel




Yo que te busco
como si estuvieras cerca..
como si al darse vuelta aquel que tiene tu color de pelo
tambièn cumpliera con darme tu cara.
Despacito contengo las ganas
de que la pareja que se me cruza por enfrente..
nos haga de espejo.
A diario me abstengo de pensar,
que todo lo que me podrian dar
no pasa ni cerca de vos como regalo..
uso mi almohada como tu abrazo
y escarbo en nuestra biblioteca de recuerdos.
Tus fotos me acercan a vos..
pero nunca a tus rasgos exactos,
ni a tu perfume,
ni al timbre de tu voz.
Dijimos que iba a ser dificil..
pero este dolor es como una aguja clavada en el dedo,
tan insulsa y efectiva.
Yo te sigo y consigo.. seguir conmigo tambièn.
Una promesa como motor,
un abrazo en el espejo retrovisor, 
mensajes de texto como combustible,
y en las ruedas nuestra fè.
en sus marcas..
listos..









ya.